El imperio de una dinastía

En existencia
ISBN: AD2
Precio sin IVA: 13,37 €
Precio (IVA incluido).: 13,90 €

Autor: José L. Puente Verdeja

Roma no se construyó según la leyenda de los siete días. Fue algo más que eso, fue el trabajo, el sufrimiento y la muerte de miles de hombres, que tras dejarse la vida por algo en lo que creían aun tardarían varios siglos en conseguir; la libertad. Ese sueño de tantos hombres, mujeres, y esclavos prisioneros de sus captores. Roma era algo más que política, algo más que gente rica, era el destino de cualquier persona dispuesta a labrarse un futuro mejor en los primeros siglos.
La ciudad crecía muy rápido, las batallas aumentaban, los muertos eran enterrados y contados por millares, pero la ciudad crecía y crecía bajo el sonido de las armas de unos miles de soldados.
La política solo servía para enriquecer al más rico, para empobrecer al más pobre. No tardarían en imponer un canon por las tierras labradas, por las ventas, por las ganancias del comercio de la agricultura y la ganadería que acabaría siendo su mayor sustento. El canon pasaría a llamarse posteriormente "impuesto". Roma no se construyó gracias al impuesto pagado de las colonias de la región, sino, al sudor de esos campesinos y esclavos que perdieron la vida en el intento. En la lucha por su Libertad.